TUJAGUE

Una empresa familiar

Tras 20 años de experiencia artesanal, Henri fundó la empresa manteniéndose fiel al espíritu y los métodos de fabricación del mobiliario tradicional

En 1966 Henri funda Tujague, lo que supone la culminación de un sueño.

En 1966, después de dos décadas de actividad como ebanista, Henri Tujague crea la empresa Tujague, verdadero resultado de un sueño. Para diseñar sus muebles y poner en ejecución procedimientos industriales, sin renunciar por ello a sus raíces artesanales, rescata una pequeña fábrica de pequeños objetos de madera de Vic-en-Bigorre, cuna familiar. Con la calidad como punto de partida, Henri diseña pequeño mueble auxiliar con estética basco-bearnesa, orientado hacia los aparatos electrónicos que entran entonces en los hogares franceses – muebles teléfono, mesas y mueblas televisión, mueblas bar o de almacenaje – Presta especial atención a todo lo que se comenta a su alrededor e identifica la necesidad de proveer a sus clientes de una selección de pequeñas piezas donde elegir su acabado final. Es uno pionero de la “personalización”. Tras 20 años de experiencia y “saber hacer” artesanal, fundó y desarrolló la empresa manteniéndose fiel al espíritu ecológico y los métodos de fabricación del mobiliario tradicional, y en particular, a través de la utilización de la madera de los bosques regionales.

Guardará a lo largo de su actividad esta relación con las tradiciones artesanales que transmite a sus hijos cuando agrupan la empresa en 1980, heredando el amor por la profesión, la calidad y la autenticidad. Los valores de Henri formaron la filosofía de la empresa. Hoy, 50 años después de la creación de la empresa Tujague, los hijos y nietos rinden homenaje al fundador creando la marca Henri Tujague que es es, a día de hoy, savia nueva, juventud, ilusión y un torrente de nuevas ideas. Lo mismo que empujó al fundador, en 1966, a tomar el relevo de la tradición maderera del suroeste de Francia.

Madera y luz

En 2000, Tujague inaugura su nueva unidad de producción. El conjunto de los procesos de fabricación es reagrupado en el seno de arquitectura luminosa. Este proceso de producción moderno y unido a las competencias humanas permite producir un mobiliario personalizable de alta calidad.